contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

inicio

secciones:

actualidad

opinion

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas



De Lesa Majestad por Nuria Sanjuán
Su Majestad la Reina ha declarado y con sus palabras ha manifestado lo que piensa y, es que, rico, pobre, noble o mendigo todos tenemos boca y, ya se sabe, el que tiene boca se equivoca, esto bien te lo digo.
Ni hasta en época tan deprimente como la que vivimos podemos descansar tranquilos sin comentarios salidos de tono y venidos de privilegiadas mentes, aunque sean premisas reales las que, de esta guisa nos ha llegado, por los medios televisivos que aprovechan el momento para llenar sus tristes y bufónicas parrillas de contenidos.

Nuestra estimada, loada, querida y solidaria Reina; sí, la de todos los españoles, ha manifestado lo que piensa con sus bemoles y a todos nos ha dejado tiesos como a los frijoles. Y, es que, este tipo de comentarios suelen ser de alcoba, patio de vecino o tapeo de bar pero nunca venido de la cumbre institucional. Y, es que, ya se sabe pronunciarse sobre lo que supuestamente podría calificarse como políticamente correcto resulta, a la postre, socialmente incorrecto y claro, vertido el comentario, derrame por el recto o en castellano recio, cagada truculenta por el lugar más indigno.

Que su majestad señale lo que miles de personas opinan no es lícito porque sienta mal, terroríficamente mal y ahora a rasgarse las vestiduras todo hijo de vecino, cuando mayoritariamente nuestra sociedad comparte este pensamiento en reuniones de patio o como simple inquilino de corrillo de bar. Así es este país, un país de hipócritas, chaqueteros, clientelistas, aprovechados, mangantes y oportunistas mientras que los demás…. a pasar por el aro. Por supuesto, que me perdonen las honrosas excepciones que por culpa de esta crisis se amontonan en la cola del paro.

De todas formas, si que es cierto que su posición institucional, de la Reina digo, no debería dar para tanto dislate, a pesar de que desconocíamos que tenía boca para pronunciarse con lo que a sabiendas se podía producir el disparate. Ya lo hizo primero nuestro monarca y hasta camisetas con el porqué no se calla, hace menos de un año, inundaron los comercios y, es que, supongo que de notoriedad es como se mantiene viva nuestra monarquía aunque no sea ésta la que pretendidamente se busque y, es que el mal, ya viene de antaño y siempre con prosapia y enjundia.

El caso es que en el escaparate de la opinión pública se encuentran, de nuevo, por comentarios de lesa majestad. No se puede pedir más grandiosidad y altura de miras.

La Reina, como persona, tiene su derecho a hablar pero también lo tiene a ser comedida, como mujer y madre de (futuro) rey, sólo para evitar la inmensidad que producen sus palabras, las idas y venidas o simplemente para mantener su solemnidad y su bien ganado porte, para conservar el respeto de los demás que ella misma ha intentado resquebrajar, por un tropezón fortuito, que insisto, no deja de ser impropio de persona de la corte y que, a la postre, con esta sociedad nuestra tan papista, no le saldrá gratuito ni una chista.
volver a inicio
IBERICSHOP


APPLE IPHONE 4 32 GB en ibericshop.com

¿Has visto que precio?