contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

inicio

secciones:

actualidad

opinion

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas



¡A las barricadas!. Sin abusar, por favor. Por Óscar Chacón
Cuantas sorpresas nos depara éste, nuestro querido gran país. Ahora ha sido imputado un coronel por acoso sexual a tres mujeres de su regimiento y, es que, aprovechando la tirilla, no se debería ir por ahí practicando el tocamiento, ni mirando por la mirilla, ni abusando del mando, ¿no les parece?.
Este país no deja de depararnos sorpresas y, por lo general, desagradables. Ahora le toca el turno al insigne ejército español, otrora tiempos, los próceres indemnes de la patria castiza, incorrupta y señorial. Realmente, hablamos de un presunto cafre y no de todo el ejército, ni siquiera de una parte del mismo, sino de un mando con galones de coronel; ahí es nada.

Pero lo realmente desesperante es que este individuio, presuntamente abusador, es ascendido de teniente coronel a coronel justo una semana después de que el juez abriera una causa contra él, por acosador; así es España, con dos cojones. Y vas tú y te dejas sin pagar el recibo del gas y te quedas tres meses sin poder usar la ducha, por que lo tienen que reactivar. Que país.

En el momento de autos, el presunto y magnánimo oferente de presentes a sus subordinados, tenía como cargo el de teniente coronel y jefe de la plana mayor del regimiento Ministro de Infantería de Arellano, en Vizcaya; vaya, vaya, ahí es nada. Bajo sus órdenes y, vaya órdenes, se encontraban las tres mujeres que según el auto pudieron sufrir el acoso de su superior, durante no uno, ni dos sino durante varios meses.

Según manifiestan las presuntas acosadas, el ahora coronel acusado se acercaba de forma insinuante y realizaba acercamientos físicos no consentidos, profería comentarios obscenos y toda clase de comentarios sexuales, aderezado con frases vejatorias sobre sus cuerpos y pechos; y todo ello, con suma valentía: delante de otros oficiales varones. ¿Que macho, no?. Y, es que, la chulería que empaña a estos tipejos, impregna de maldad todos sus actos grotescos.

Pero no sólo eso. El valiente coronel intentó, según los autos (joder, vaya palabra) realizar tocamientos a la teniente médico que, obviamente, no sería la teniente O’neill, por que de la ostia que se hubiera llevado, le hubiera bastado (todo sea dicho), para encarcelarla o no, pero al menos hubiera servido para salvar su dignidad.

Y, es que, el presunto acosador, lejos de recular va y le mete un parte a la teniente por ofensas a su mando. Mandan huevos, de nuevo. Ante lo cual, la mujer procedió muy valientemente a denunciar el intento de agresión.

Y yo me pregunto ¿cuántos casos de éstos habrá en oficinas públicas, empresas privadas, instituciones prestigiosas o incluso hasta en el supermercado de aquí al lado?. Sólo me atrevería, con la boca pequeña (eso sí), a pedir a éstas que sean valientes y, que, por mucho que piensen que perdiendo el trabajo estarían peor, les diría que no se engañen, por que sólo están ocultando el problema y huyendo hacia delante y, al final, con el tiempo, esto les pasará factura.

La prepotencia, chulería y arrogancia de estos delincuentes no puede quedar impune y, menos, ostentando un cargo de tal naturaleza, aprovechando su condición para abusar de los demás. Si se demuestran las vejaciones y abusos, no merecería portar el galón que lleva y, por tanto, debería ser castigado (insisto, si se demuestran los hechos), con la separación del servicio y la inhabilitación de por vida, no solo por acosador sino por “flagrante abuso de poder”.
volver a inicio
IBERICSHOP


APPLE IPHONE 4 32 GB en ibericshop.com

¿Has visto que precio?