contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

inicio

secciones:

actualidad

opinion

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas



Un nuevo error, por Óscar Chacón
Y, es que, no puede ser de otra manera, tras la desgraciadamente malograda Mari Luz, ahora brotan, descaradamente, multitud de despropósitos en salmuera; como si de pulgas se tratase. La Justicia española, está en horas bajas y lo está, por incompetencia supina. Exceso de trabajo, alegan con desatino. Pues bien, váyanse, por decencia y, con todo mi cariño, al carajo.
Ahora, le ha tocado el turno a Sylvina, de la peor manera posible, sí; en forma de violencia machista, con alevosía e inquina, en Guadalajara. Han sido dos denuncias casi consecutivas y una tercera por quebrantar la orden de alejamiento, por parte del asesino y, a pesar de todo, el cafre en libertad y marcando su propio destino, cortando a Sylvina de raíz, su camino, con tan sólo 34 añitos de edad, ¿cómo se puede explicar esto?.

Que el “valiente” militar tuviera varios procedimientos abiertos o que se hubieran dictado varias medidas cautelares contra él, no ha servido de absolutamente nada; tal es así, que ha podido segar con total impunidad la vida de Sylvina, quién llevaba años reclamando una solución definitiva a la justicia, para acabar con este sufrimiento extremo al que se veía sometida, hora a hora, minuto a minuto y día a día, por el acoso de tan valiente espécimen.

Y, es que, el individuo en cuestión ha tenido “el arrojo y la valentía” (en peyorativo, por favor) de quitarse la vida delante de su hijo de cuatro años, vaya tropelía. No sólo le jode la vida a su exmujer y se suicida, sino que, además, lo hace delante de su criatura. Hay que verlo para creerlo. Y eso que los militares están para defendernos. Sin comentarios que me enciendo (por Dios, que me perdonen los militares de bien, que seguro los hay a cientos).

De momento, el insigne y condecorado ejército de tierra ya ha dicho que este individuo no poseía pistola alguna de su pertenencia y que, posiblemente, el arma homicida haya sido comprada en algún establecimiento comercial de su conveniencia. Vamos, como el que va a comprar coliflor al super; si total cómo era militar, a ver quién le niega un arma al “buen señor”.

¿Y la Justicia?; por que, claro…. siempre hablamos de la madre Justicia, de la Justicia en mayúsculas, del inconmensurable, “necesario” e incorrupto Sistema Judicial. Hablamos de ella, como si se tratase de la garante “original”, primera y propia de aquéllos próceres de la patria o de la madre del estado de derecho o de la madre del cordero, ¿no?…. pero es que no recalamos en algo muy importante y, es que, la Justicia; sí, la cotidiana, la de las minúsculas, la de la gente corriente, la que falla siempre contra el débil, la valiente; sí, esa; la siguen impartiendo personas ataviadas de negro hasta la frente. No, señores, no. No hablamos de un ente etéreo e inmutable, sino de personas con nombre y apellidos que, de nuevo, la han vuelto a pifiar, como ocurrió con Mari Luz y esto si que es un hecho irrefutable.

Detenido varias veces y puesto en libertad otras tantas, el delincuente paseaba impune y a sus anchas, por allende los lugares. Por eso, ahora y después de esta miserable tragedia griega (como con Mari Luz), baten sables y se piensa en llegar hasta el final para depurar responsabilidades. A ver quién es el valiente que, ahora, el primero niega.

Vive Dios que no dudo del seguimiento de las instituciones en este terrible asunto, ni tampoco de la actuación de los servicios sociales de Torrejón de Ardoz y, hasta sea posible incluso que, el malhechor se adelantara a las actuaciones previstas pero, a pesar de todo, ni la teleasistencia, ni la vigilancia intensiva, ni siquiera las precauciones de alejamiento del agresor, previstas por la justicia, han impedido que éste, segara la vida de Sylvina y, esto, no se puede tolerar. A fecha de hoy, ya son 25 las que han muerto en lo que va de año y, lo más terrible, es la sensación de indefensión que se ha creado para el resto de mujeres perseguidas que, ahora, se preguntan angustiadas ¿qué es lo que podemos esperar?. Por esto, por Sylvina y por la complicada vida de tantas mujeres valientes, convendría que todos hiciéramos una pequeña pero profunda reflexión.
volver a inicio
IBERICSHOP


APPLE IPHONE 4 32 GB en ibericshop.com

¿Has visto que precio?